“Que Pregrado crezca con calidad, pero además abrir opción a la formación del Postítulo, esa es la nueva tarea”

Claudio López Labarca, Director del Departamento de Obstetricia y Puericultura

Matrón, Licenciado en Obstetricia de la Universidad de Antofagasta, Magíster en Salud Pública, mención Gestión en Salud de la Universidad Católica del Norte, Sede Coquimbo, Claudio López Labarca es antofagastino de nacimiento, pero una buena parte de su vida ha transcurrido en Copiapó y desde 2014 trabaja en la Universidad de Atacama, año de fundación de la carrera de Obstetricia y Puericultura.

Además, el académico es Diplomado en Educación en Ciencias de la Salud de la Universidad de Chile, Diplomado en Docencia e Investigación Universitaria de la Universidad de Atacama y ha realizado publicaciones en Salud para la Editorial de la Universidad Católica de Chile.

En particular, durante su trayectoria en la UDA se ha desempeñado como docente, también fue Subdirector del mencionado Departamento y recientemente asumió la Dirección de Obstetricia y Puericultura, momento propicio para referirse en extensa entrevista, a los principales hitos y desafíos de la carrera en el mediano y largo plazo.

¿Qué significa para usted asumir este cargo en este momento?

“Es tomar un trabajo que ya había sido avanzado por nuestro Director anterior. Yo trabajé por un período más o menos de tres años como Subdirector de Departamento, entonces tengo esa visión de continuar la senda que él inició, con los afanes y la gestión individual que cada uno le va a dar al trabajo.

Desde el año 2014 cuando partí como académico y luego como Subdirector se ha llevado a la carrera de Obstetricia y al Departamento a posicionarse como una de las buenas carreras dentro del país. Ya tenemos las primeras egresadas, tenemos buenos resultados, en ese sentido, así que la idea es seguir empujando este carro y hacerlo con mucho más profesionalismo, calidad, que es lo que ofrecemos todos los días a nuestros estudiantes”.

El sello y compromiso del Departamento son algunos de los hitos que marcaron la gestión precedente. En su opinión ¿Cuáles serán los hitos que marcarán su gestión, a partir de su designación?

“Nosotros tenemos un plan de trabajo, un plan de desarrollo, que primero es macro, es el que baja desde nuestra Universidad, pero en segundo lugar tenemos el plan de desarrollo del Departamento y ese plan llega hasta el 2019, así es que hay cosas que se han ido cumpliendo y otras para las que tenemos plazo este año y otras que tenemos probable hasta mediados del próximo para cumplirlas.

Uno de estos hitos es el trabajo con la Unidad de Alfabetización en Salud, que es una unidad que ya se constituyó el año pasado en el Departamento; me tocó constituirla a mí como Director (s) y que este año empieza a ejecutar sus primeros productos en favor de mejorar la salud en adolescentes, la salud sexual y reproductiva, que es nuestra área más fuerte y ahí ya tenemos un primer trabajo que venía proyectado por este plan.

También queremos reforzar las líneas de Investigación, que fueron declaradas por nuestro Departamento hacia el año 2015 y que ya ha dado sus primeros frutos. El año pasado tuvimos cuatro artículos para publicación, de los cuales hay dos publicados por lo menos, artículos científicos en revistas con comité, en revistas indexadas. Lo que queremos es seguir potenciando ese trabajo de manera que los productos se puedan observar.

Los Departamentos, por lo general, hacen mucho trabajo científico, pero lo que ha costado los últimos años, es que éstos se puedan observar a través de estos productos concretos, que son las publicaciones, de tal manera que este año también queremos avanzar ya ojalá duplicando la cantidad de publicaciones que se enviaron el año pasado y también duplicando la cantidad de artículos.

Nos interesa mantener el crecimiento del Departamento, que hoy nos permite tener 17 académicos a jornada completa, para responder a más de 300 estudiantes que tenemos y eso nos permite una buena relación académico-estudiante, apuntando a las cuatro tareas que nos da hoy día la Universidad: la Docencia directa con ellos, ya sea en prácticas o en cátedras; segundo la Investigación, tercero la Vinculación con el Medio y también elementos de Gestión; aquí generalmente todos los colegas tienen por lo menos una coordinación a cargo o participan en algún comité, por lo tanto esas son las tareas que vienen y que tenemos que seguir empujando los años que vienen”.

¿Hacia dónde se encamina, en ese sentido, el Departamento de Obstetricia y Puericultura de la UDA?

“Lo que nosotros hemos visualizado también, por supuesto de la mano de nuestras autoridades superiores, es seguir reforzando el Pregrado, mejorando la calidad de forma que en algún momento también nos permitan acreditarnos con suma tranquilidad, entendiendo que hoy día hay una nueva Ley de Acreditación y tiene otra dinámica, pero en el fondo que el pregrado esté consolidado y acreditado.

Teniendo esa consolidación además, mirar ahora lo que se llama la Educación Continua, el Postítulo, es decir, que el Departamento de Obstetricia no solamente forme matronas y matrones de Pregrado, sino también nuestros egresados puedan venir con nosotros a estudiar cursos de formación después de su título, llámese a esos cursos de formación continua corto, diplomado y ojalá en un mediano plazo probablemente o largo, algún magíster en el área de la Matronería, pero inicialmente diplomados y cursos, dónde nuestros egresados y otro colegas de la región puedan perfeccionarse con nosotros.

Entonces, el Área Docente y la de Investigación, son dos los focos; potenciar el Pregrado, que el Pregrado crezca con calidad, pero además abrir ya la opción de la formación del postítulo, que a colegas que ya están egresados, esa es la nueva tarea”.

Cuáles son algunas de las necesidades detectadas e relación a la oferta de Formación Continua ¿En este momento se sabe hacia dónde apuntaría un eventual postítulo?

“Sí, hicimos un análisis hace dos o tres años, producto de reuniones, del vínculo que nosotros tenemos con los lugares donde se hacen las prácticas, como por ejemplo con el Servicio de Salud Atacama en su momento y detectamos claras necesidades. En detalle, hicimos como un levantamiento inicial, eso sí no hemos hecho un estudio de mercado, pero sí teníamos unas necesidades que observamos por medio de colegas. De esas necesidades se crearon dos ideas de diplomado, uno más avanzado que es un Diplomado en Promoción de la Salud en el Área Sexual y Reproductiva, que es para formar agentes educadores y probablemente el próximo año podamos ya colocarlo y ofertarlo a la comunidad regional y también a las dos regiones cercanas.

Hay una necesidad que también la recibimos por parte de los colegas de la región, que es actualización en ciertas áreas y por eso que se trabajó para este año, queremos ya implementar un diplomado de Actualización en Ginecología para matronas y matrones, que nos permita acoger está necesidad, hay otras ideas, pero todavía están en carácter de borrador”.

De acuerdo a lo que ya ha declarado ¿Cómo pretenden reforzar el pregrado?

“La primera tarea que hemos ido cumpliendo, es tener un cuerpo académico variado que sea suficiente para dar respuestas a nuestros estudiantes. Hoy día estamos trabajando con 17 colegas de los cuales, hay uno que es nuestro ex director que está en comisión de estudio, para su doctorado; en otras palabras 16 colegas que entregan la Docencia directa; ahí tenemos una brecha todavía que ir superando, nos faltan algunos colegas que incorporar para poder distribuir de mejor manera a las tareas.

Lo segundo es avanzar en organizar e implementar ciertos procesos que se orientan hacia la calidad, por ejemplo, cómo se llaman las asignaturas, cómo se organizan las prácticas, cómo se validan también los instrumentos de Evaluación. Hay una comisión que está trabajando hoy en eso, que es la Comisión Pedagógica Curricular y cómo también recibimos por parte de nuestros estudiantes esta retroalimentación.

La Comisión de Acreditación lleva más o menos tres años funcionando y estamos llegando a estos niveles de implementar procesos y de recibir por parte de los estudiantes las observaciones a ello, de tal manera de mejorar. Tiene que ver con el aumento de la bibliografía, que lo hemos hecho todos los años también, de hecho prontamente vamos a entregar nuevos libros que compró el Departamento para los estudiantes y el mejor funcionamiento de sus laboratorios, todo orientado a qué el estudiante, primero tenga la cantidad de horas que debe tener por su programa y que esa cantidad de horas sea de mejor calidad, con más profesionalismo en el actuar.

Entiendo que eso lo están desarrollando también en un trabajo en conjunto con el Centro de Mejoramiento Docente (CMD) con toda la estrategia de Syllabus.

“Sí de todas maneras, bueno el trabajo del CMD nosotros lo tomamos a partir del año 2015, hicimos trabajos relacionados al rediseño de las asignaturas y de la malla curricular. Obstetricia participó de ese trabajo y ahora efectivamente estamos en proceso de implementación y evaluación del rediseño, y ahí es donde entran los mecanismos de Planificación de asignaturas a través del Syllabus y también los mecanismos de Evaluación de las asignaturas. Es decir, cómo he implementado mí asignatura y cómo lo estoy haciendo, observado por pares y también observado por mis estudiantes, y eso también apunta a los mecanismos de calidad efectivamente”.

Director ¿cómo compensa esta nueva responsabilidad inmensa, por cierto, con suvida familiar? Usted es casado, tiene hijos.

“Soy casado hace ya casi nueve años con una colega, matrona también, los dos nos vinimos de Antofagasta, yo llegué primero, hace diez años aquí a la región, después se vino ella también por motivos laborales y desde ese tiempo hasta ahora nos hemos ido estableciendo. Tenemos una hija de cinco años que es copiapina, está en kínder ahora.

Toda mi primera formación inicial y mi familia paterna y materna la tengo en Antofagasta, de vez en cuando los voy a ver, a veces me vienen a ver ellos y lo que le pasa a uno habitualmente es como que quiere volver a su tierra, pero en el fondo, ya con los años nos hemos ido estableciendo y hemos estado felices de las opciones que hemos recibido acá también y también un poco devolver esto bueno que hemos recibido”.

¿Qué dice esta hija pequeñita de cinco años que ve a sus papás tan felices y ocupados?

“Dejamos un buen espacio para ella, en el fondo tratamos de no quitarle sus tiempos y lo que nos pasa a nosotros, yo creo que a la mayoría de los papás que tienen empleos afuera del hogar, es atenderlos y después del horario que ellos duermen, ahí uno trabajar, es trabajo nocturno mucho de eso y algunos tiempos que le vamos quitando pero no es tanto, tratamos de compensarlo y de estar presentes, cuesta harto y sobre todo cuando uno viene y no tiene mucha red de apoyo, que es lo que nos pasó a nosotros al principio, hoy día tenemos redes de amigos, hay otro soporte ahí”.

Imágenes jornada